Vínculos jugando a juegos de rol

Los juegos de rol son ideales para promover la cooperación y la planificación, sobre todo entre jugadores. Esa cooperación y trabajo en equipo se extienden también al narrador o director de juego. A fin de cuentas, contar la historia no solo depende del narrador, los jugadores tienen mucho que decir. Si añadimos a esto lo inmersivos que son los juegos de rol es fácil, diría que hasta inevitable, crear vínculos jugando a juegos de rol.

Es fácil crear vínculos jugando a juegos de rol
Es fácil crear vínculos jugando a juegos de rol

Los juegos de rol son los mejores juegos cooperativos

Jugar es una actividad social esencial al ser humano. Todos jugamos en distintas épocas de nuestra vida. Sobre todo cuando somos peques nos pasamos el día jugando. Es nuestra forma de experimentar, explorar, imitar… cuando somos niños todo lo hacemos a través del juego. Y los que seguimos jugando el resto de nuestra vida, entre los que me incluyo, seguimos aprovechando los beneficios que nos ofrece el juego. Los juegos siguen siendo una forma de socialización estupenda. Cómo se disfrutan esas sobremesas lúdicas.

Con los juegos de rol la cosa va un paso más allá. En un juego de rol no solo hay cooperación y trabajo en equipo entre los jugadores. La cooperación se extiende a todos los participantes, ya que en un juego de rol, la historia que contamos, la contamos entre todos. El director de juego plantea la situación, describe el lugar, presenta el conflicto, pero las decisiones que a partir de ahí tomen los jugadores es lo que acaba de darle forma a la historia. Ese es el primer motivo por el que es tan fácil crear vínculos jugando a juegos de rol.

Inmersión y emociones en primera persona

El segundo motivo por el que se crean tan buenos vínculos entre los jugadores es la vivencia de la historia. Es como cuando empezabas a ir al instituto y no conocías a nadie en clase. A la que ponían el primer examen, ¡zas! surgían las primeras amistades. Aquí pasa muy parecido. Cómo no van a crear vínculos jugando a juegos de rol los jugadores si sus personajes se enfrentan juntos a los problemas que plantea la historia. Al ser juegos tan inmersivos, en los que cada jugador interpreta a un personaje protagonista de la historia, el jugador vive las emociones de su personaje como propias. Y las vive formando parte de un grupo de personajes.

Cómo no van los jugadores a crear vínculos jugando a juegos de rol, cuando tienen que huir de una estación espacial perseguidos por unos cazarrecompensas, cuando tienen que adentrarse en la gruta de la montaña a recuperar ese artefacto mágico que han robado sus adversarios, o cuando consiguen, con la colaboración de todo el grupo, descubrir quién andaba detrás de las desapariciones en el barrio marinero de la ciudad costera. Vivir esas historias como grupo que coopera para solucionar los problemas crea unos vínculos maravillosos.

Los juegos de rol son muy divertidos, mucho.

Y este es el tercer motivo por el que se crean tan buenos vínculos jugando a juegos de rol. Tanto narrador como jugadores lo pasamos de maravilla jugando. Las situaciones divertidas que se dan entre los personajes, los momentos de tensión y emoción, el comentar las jugadas después de la partida… Y no solo cuando juego con mis amigos adultos, lo bien que lo pasamos cuando jugamos con nuestros peques. Ver cómo ellos disfrutan de la historia, cómo la enriquecen con sus ideas. Jugar juntos a juegos de rol es una verdadera gozada. Los juegos de rol son una oferta fantástica para jugar y crear relaciones muy enriquecedoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies