La inmersión de los juegos de rol

La inmersión de los juegos de rol es sin duda una de sus características esenciales, y una de las más valiosas. Hay juegos que son muy inmersivos, que hacen que te metas en las situaciones que plantea en cuerpo y alma, pero en ninguno se produce de forma más intensa que en los juegos de rol. Por eso te digo que es una característica esencial. No puedes jugar a rol sin estar metido de lleno en la historia y en tu personaje.

La inmersión de los juegos de rol
La inmersión de los juegos de rol

¿Por qué son juegos tan inmersivos?

Hay varias razones por la que los juegos de rol tienen esta característica. Son juegos que se juegan con la imaginación. Estás continuamente imaginando el lugar donde está tu personaje. Qué hay en el entorno, quién está con él, qué circunstancias lo rodean. El grupo de personajes, ¿está en una calle atestada de gente que pasa constantemente a su lado, o es un callejón vacío, oscuro y siniestro? ¿Está lloviendo y están calados hasta los huesos o hace un calor seco que hace que deseen parar a descansar y tomar un trago? ¿Están negociando con el vendedor de provisiones para que les haga un buen precio ya que no van sobrados de dinero precisamente? Todo lo que sucede en el juego de rol sucede en tu imaginación y eso hace que te metas de lleno en la historia.

Y por otro lado está tu personaje. Tu alter ego en el mundo en el que sucede la historia. Une de les protagonistas de esa historia que contáis entre todes. Ese personaje que has elegido y definido a tu gusto. Cómo se llama, a qué se dedica, cuál es su personalidad, cuáles son sus fortalezas y debilidades, qué objetivos tiene en la vida. Este es otro de los motivos que hace que sea inevitable la inmersión en los juegos de rol. Tú tomas todas las decisiones que toma tu personaje. Qué hace, qué dice, cómo se comporta. Tu personaje eres tú en ese mundo de fantasía.

No hay historia sin conflicto

Solo con los dos motivos anteriores, el uso de la imaginación y el personaje como alter ego deberían ser suficientes para que la inmersión en los juegos de rol sea inevitable. Pero aún tenemos la tercera y definitiva pata, que hace que los personajes se metan de lleno en la historia. El conflicto. Y te hablo del conflicto inmediato. Cuando los personajes huyen por los pasillos del crucero perseguidos por los soldados de asalto, cuando llueven las flechas de los orcos sobre sus cabezas, cuando entre todos tienen que interrumpir el impío ritual, en definitiva, cuando los personajes están en situación de vida o muerte, no he conocido a nadie que no tire los dados como si le fuera la vida (a su personaje) en ello.

Los beneficios de la inmersión

Pero no acaba aquí la cosa. Que los juegos de rol sean así de inmersivos tiene unos beneficios estupendos. Por un lado, como te digo más arriba, al estar metido en la historia, el uso de la imaginación es constante. Además, al experimentar la historia con su personaje, su alter ego, se vive en primera persona, lo que hace que se experimenten emociones a través del juego de forma segura. Y como remate, el hecho de que varios jugadores, a través de sus personajes, se vean metidos de lleno en los conflictos de la historia, promueve la cooperación, el trabajo en equipo, y crea unos vínculos fuertes y sanos entre ellos.

Por eso te digo que los juegos de rol me parecen los mejores juegos que existen. Divertidos y con unos beneficios educativos y emocionales incalculables. Y mucha de esa culpa la tiene una característica esencial. La inmersión en los juegos de rol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies